Un viaje de 1047 KM por el Bajio mejicano, el corazón del país